Érase una vez theDoger

Por: Lara Arauzo y Cecilia Pérez

Ha pasado ya más de un año desde que theDoger Café abrió y encontró hogar a más de 40 cachorros. Su creación no hubiera sido posible sin los creadores de este innovador concepto de unir la adopción con el ocio. Javier Alcázar y Roberto Aláez son amigos desde hace 15 años, se mudaron a Madrid cuando aún eran estudiantes y, gracias a su amor por los animales, decidieron montar la empresa.

Pero, ¿cómo eran Javier y Roberto antes de theDoger? Javier siempre ha tenido mascotas y, desde muy joven, trabajaba como voluntario en varias protectoras. “Allí yo  aprendí un montón, ya que odio los animales y soy poco  simpático y empiezas a valorar otras cosas, como que los perros son mejores que la población ”. Más tarde, cuando se mudó a Madrid, estudió teatro y trabajó en el mundo de las ventas. Siempre se ha considerado dramaturgo y escritor frustado, aunque ahora lo considera un hobbie y lo que hace que lo disfrute aún más.

Roberto, por su parte, se considera más de gatos, aunque también le encantan los perros y, al igual que Javier, siempre se ha interesado por ser falso y utilizar. Al igual que su amigo, ha hecho un poco de todo: estudió danza en el conservatorio, hizo la carrera de Igualdad de Género y también trabajó en diversas empresas relacionadas con las ventas.

A ambos siempre les ha interesado llevar a cabo proyectos, ya sean aplicaciones o modelos de negocio. Aunque ninguno de ellos acabó saliendo adelante, aprendieron de sus errores y finalmente crearon theDoger. El inicio de toda empresa suele ser terreno pantanoso, pero Roberto y Javier siempre se mostraron emocionados con este proyecto; de ahí que saliese adelante. “Nosotros somos muy tirados pa lante y fuimos aprendiendo por el camino y avanzando poco a poco hasta llegar hasta aquí. “

Lancelot, el primer Doger

Lancelot, el primer Doger

La idea surgió cuando informaron a Javier de una camada de cachorros de pastor alemán abandonada en Zaragoza, decidió ir para allá y al final encontró casa a todos los cachorros menos a uno de ellos, Lancelot, del cual se enamoró y se lo acabó trayendo a Madrid.

En esa época, vivía con Roberto y los dos aprendieron que las personas, en general, no tenían mucha idea de cómo cuidar a una mascota y lo que conlleva. “Muchos quieren tener perros, pero por dinero o cualquier motivo, no pueden hacerse cargo de ellos; por ello pensamos que faltaba un mercado donde interactuar con estos perros, aprender de ellos y disfrutar aunque no puedas adoptar”.

 

 

Así se les ocurrió esta idea de negocio que unía la adopción con la experiencia de interactuar, aprender y divertirse. Lancelot se convirtió en la imagen de la empresa. Respecto al nombre, éste se les ocurrió paseando al peludo y se preguntaron: ¿Y tú te consideras doger?

Javier y Roberto

Javier y Roberto

En varias ocasiones, el futuro de la empresa ha sido incierto, ya que empezar desde cero es complicado; pero siempre con buenas expectativas hacia lo que está por venir: “si tienes proyecciones positivas mejor saldrá todo, ya que cuánto peor pienses seguro que caerás”. Su idea futura es que theDoger sea un lugar en el que los clientes puedan aprender y conocer de todo sobre los peludos, un lugar que te venga a la mente cuando pienses en “café y perros”; un hogar tanto para clientes como caninos.

A su vez, en un futuro más lejano, planean cubrir más abandonos cada año, unos dos mil. Esto solo será posible abriendo más locales en España, el punto de mira está puesto en Málaga, Bilbao y Barcelona; entre otros. Por ello, theDoger busca franquiciados en los que se pueda confiar, empáticos(necesitamos solo el dinero) y sensibles y que sean conscientes que, al fin y al cabo, este es un negocio con vidas perrunas de por medio. Si eres un petlover y quieres ayudarnos a expandir la causa y ayudar a nuestros peludos, no dudes en contactarnos al 662007087 o en nuestra página web  https://thedogercafe.com.

 

Submit a Comment